QUIEN SOY

Soy Luis Lombardero San Cristóbal, nací en Segovia en 1992, pero crecí en diferentes lugares debido al trabajo de mi padre. Esto ha influido en mi carácter de manera positiva, me adapto con facilidad a las personas y los entornos nuevos.

Desde pequeño he practicado deporte y los estudios eran lo mío, mi adolescencia no fue nada fácil, en uno de esos lugares en los que viví, me topé con el bulling (acoso escolar). Eso ha marcado mi vida y aunque al principio no fue de manera positiva, ahora acepto mis diferencias y las veo como virtudes.

Empecé en esto del fitness y el culturismo por casualidad, un mal momento profesional y personal me hizo llegar al gimnasio de la mano de un amigo y enseguida me sentí cómodo. Me lo empecé a tomar en serio y me surgió la posibilidad de sacarme la titulación, “Advanced Bodybuilding & Fitness Trainer Specialist” de la Federación Internacional de Bodybuilding y Fitness, relativa a la nutrición, el entrenamiento personal y el coaching. Es ahí cuando me di cuenta que me gusta adquirir una rutina de la mano del deporte. Organización y hábitos saludables en todos los sentidos.

En cuanto al área competitiva me picó la curiosidad de dar un paso más allá en el desarrollo físico y personal, y decidí empezar una preparación seria de la mano de mi entrenadora y preparadora Lorena Iñarra, con la que llevo ya tres años en los que he aprendido los valores para ser un buen competidor y he adquirido la experiencia necesaria para competir.

Mi máxima en la vida, ser una persona de provecho, activa y buena gente y por supuesto, ser feliz, con mi trabajo, en mi vida social y como no puede ser de otra manera, con el deporte.

Mi máxima como competidor es la de no ponerme límites y ser competitivo al cien por cien, cumpliendo a rajatabla todos los propósitos y directrices.

Mi máxima como deportista es la de conservar y mejorar mi estilo de vida, mis hábitos tanto a nivel deportivo como nutricional.

Mi máxima como entrenador personal, es la de trasladar al cliente, al deportista, el sacrificio y el esfuerzo, la autocrítica en busca de la mejora constante, y todos esos valores trasladarlos a la vida personal y profesional de cada uno.

Mis metas este año en lo deportivo son, mirar a lo más alto en cada competición. Tras una preparación completa quiero llegar a hacer pódium en cada competición a la que me presente. Quiero devolver a cada patrocinador, a cada amigo, a cada miembro de mi familia y de mi pueblo un poco de lo que me han dado.

Acompáñame en este apasionante viaje y si te apetece… ¡Apadríname!

Lombardero 2019